Que hacer en el huerto escolar

Que hacer en el huerto escolar
Contenidos de este artículo

    Qué es la jardinería escolar

    Tanto si buscas una nueva forma de captar el interés de tus alumnos con la llegada del buen tiempo como si simplemente necesitas dar un poco de vida a tu aula o a tu centro escolar, plantar un huerto escolar te vendrá de perlas.

    Para encontrar el mejor lugar para tu proyecto de jardín tendrás que investigar un poco. El asfalto, la tierra seca, el barro y los campos vacíos pueden convertirse en terrenos verdes, laboratorios al aire libre, huertos, jardines de hierbas, espacios de juego y zonas de estudio. Utiliza estas preguntas para guiar tu pensamiento y luego decide la ubicación del jardín en consecuencia.

    Los aparcamientos, los patios, las azoteas, los invernaderos y los patios de los colegios pueden ser lugares potenciales. Si no es posible tener un huerto en el colegio, considere opciones dentro de la comunidad como parques urbanos o terrenos vacíos, lugares de culto, centros de naturaleza, centros de jubilados y jardines comunitarios. Conviene evitar los lugares expuestos a contaminantes cercanos, como autopistas, aeropuertos, chimeneas industriales o zonas denominadas "brownfields". Si el espacio es muy limitado, considere la posibilidad de cultivar en contenedores. Incluso puede que el lugar ideal sea el interior en lugar del exterior.

    ¿Para qué sirve un huerto escolar?

    A través de los huertos escolares, los niños experimentan las recompensas de los productos frescos y el proceso que los lleva a cabo. Aprenden a comprender el crecimiento natural de las plantas -desde las semillas hasta los brotes, pasando por las flores y los frutos- y el impacto que la lluvia, la sequía y otras fuerzas de la naturaleza tienen en la vida de las plantas.

    ¿Cuáles son las cinco cosas del jardín?

    Respuesta: Hierba, Banco, Camino, Fuente, Árboles, Arbustos, Pájaros, Tiendas, Columpio, Balancín, Toboganes, Personas, Piedra, Rocas, Flores.

    ¿La jardinería es divertida para los niños?

    La jardinería es una actividad realmente beneficiosa para los niños. La jardinería permite a tus hijos crear algo hermoso; cultivan flores, verduras y una variedad de plantas diferentes. La jardinería también enseña a los niños importantes lecciones de vida, como la paciencia y la responsabilidad.

    Proyectos de jardinería escolar

    Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

    Programas de huertos escolares

    Los huertos comunitarios son una forma estupenda de hacer que los niños se interesen por la jardinería. Sin embargo, es posible que en regiones muy densificadas no haya ninguno cerca de la residencia de un niño. En esas zonas urbanas, es cada vez más frecuente que los colegios se encarguen de proyectos de jardinería en beneficio de sus alumnos. Un huerto escolar puede enseñar a los niños la responsabilidad, el trabajo en equipo y sumergirlos en los conceptos de la jardinería ecológica y las comunidades sostenibles. Si usted es padre, profesor o administrador de un centro escolar y ha pensado en un proyecto de jardinería para los terrenos de su institución educativa, los siguientes cinco consejos sobre cómo iniciar un proyecto de huerto escolar pueden ayudarle a empezar.

    Poner en marcha un proyecto de este tipo requiere un equipo. Afortunadamente, tienes a tu disposición un grupo de estudiantes, profesores, administradores, personal y padres. Identifica a los "pulgares verdes" y a los interesados en el lote y forma un comité oficial. Ten en cuenta los recursos y habilidades individuales para tener cubiertas las bases de todos los aspectos del proyecto, desde la recaudación de fondos hasta la construcción de vallas y la plantación de semillas, pasando por las relaciones públicas locales. Este comité será fundamental para obtener la aprobación del consejo escolar y conseguir la participación de la comunidad.

    Qué plantar en un huerto escolar

    Los huertos escolares pueden marcar una diferencia duradera en la vida de los niños. Las lecciones que se imparten en estos laboratorios de aprendizaje al aire libre trascienden la jardinería y repercuten en los niños, sus familias y comunidades enteras durante años. Estas son algunas de las muchas maneras en que los huertos escolares marcan la diferencia:

    Las actividades tradicionales en el aula suelen implicar un aprendizaje pasivo, ya que los niños leen en voz alta y escuchan a sus profesores. Sin embargo, las actividades en un aula de jardinería al aire libre hacen que los conceptos abstractos cobren vida a través de un aprendizaje activo y práctico. Los programas de huertos escolares utilizan tareas típicas de jardinería, como la planificación, la plantación, el cuidado y la cosecha, para ilustrar el cultivo. Las plantas, los insectos, los pájaros y el clima se convierten en participantes del proceso de aprendizaje. Como resultado, los niños están más comprometidos, más atentos y más motivados para aprender.

    Aunque los huertos escolares fomentan la creatividad, las disciplinas más estrictas también se benefician. Las investigaciones demuestran que los alumnos que participan en un plan de estudios de ciencias basado en un huerto, además del aprendizaje tradicional en el aula, obtienen una puntuación significativamente mayor en las pruebas de rendimiento en ciencias que los alumnos de un grupo de control basado en el aula tradicional. Esta mejora del rendimiento en los huertos beneficia por igual a los niños y a las niñas.1 Gestión medioambiental

    Que hacer en el huerto escolar

    Hola soy Adassa Puig y bienvenidos a mi blog donde puedes encontrar información relacionada a las huertas y como sembrar de una forma practica y sencilla haciendo uso de herramientas sencillas y comunes que nos permiten tener una huerta bien atendida.

    Otros artículos que pueden ser de tu interés

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies Mas info

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad